“Si el gremio metalúrgico crece, el país también crece”

El titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló.El titular de la UOM, Antonio Caló, abrió el Segundo Congreso de Delegados de la Juventud y destacó el presente que atraviesa la industria. Habló de la inflación, evitó precisiones sobre una posible sucesión a Moyano en la CGT y apostó por un triunfo de Cristina con el 55 por ciento de los votos.

“Aquí el pueblo está feliz”, aseguró Antonio Caló. Parafraseando a Juan Román Riquelme, el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) describió el presente que atraviesa el país.

Comentó, entre sonrisas, que se abrieron las apuestas dentro del gremio para ver quién acierta el porcentaje de votos que obtendrá la Presidenta en las elecciones del domingo: “Yo digo 55”, mencionó y comparó estos comicios con los de 1951 cuando Perón sacó el 62 por ciento de los votos.

Caló habló con mesura, pero se entusiasmó al hablar de las expectativas para este domingo 23 de octubre. “Con este segundo periodo de la señora, se va a profundizar el modelo”, aseguró.

El dirigente encabezó la apertura del Segundo Congreso de Delegados de la Juventud de la UOM, que reunió a más de 600 metalúrgicos menores de 35 años de todo el país. “El objetivo de la UOM es siempre dar participación a la juventud, que es lo más importante que tiene una organización gremial. Hoy es un día especial, es el Día de la Lealtad, y lo vamos a festejar aquí”, anticipó Caló en diálogo con El Atlántico instantes antes del acto de apertura, donde se proyectó un video que daba cuenta del regreso de Perón y se presentó la obra de teatro “El metalúrgico”. Las actividades comienzan hoy y tendrán “como figura estelar” -según Caló- a Lorenzo Pepe.

– ¿Cuál es la realidad del trabajador metalúrgico, en este marco de crecimiento económico del país?

– Si nosotros estamos haciendo -e hicimos el año pasado- un Congreso con chicos de hasta 35 años y delegados, es porque la realidad del metalúrgico es buena, ha crecido, muchos chicos jóvenes han entrado. En el año 2001 teníamos 60 mil afiliados, y hoy tenemos 250 mil; teníamos dos pesos la hora de oficial, hoy tenemos 22. Ese crecimiento es de acuerdo lo que va creciendo el país. Si el gremio metalúrgico crece, el país crece.

– ¿Cuáles son expectativas para las elecciones del próximo domingo?

– Las expectativas del gremio metalúrgico son que la señora va a triunfar ampliamente. Lo que estamos viendo es quién acierta con el porcentaje. Entre nosotros a veces apostamos. Yo particularmente digo el 55 por ciento, hay compañeros que le dan el 53, el 52, el 56. Hacemos una polla y el que acierta, se lleva la plata.

– Lo que está claro es que será un triunfo contundente…

– Sí, arrasador. Yo tengo un montón de años, el pelo blanco. Y sacando el triunfo de Perón del 62 por ciento no vi otra elección con un triunfo tan amplio, que los segundos estén tan lejos. Porque los triunfos pueden ser con el 50 o 55 por ciento, pero los segundos pueden estar en el 40. Acá tenemos más de 50 puntos y el segundo está en 15. Ese es el triunfo arrollador. Yo creo que el pueblo está contento, sino no iba a tener tantos votos la señora. La juventud la va a votar y la gente grande también. Si saca tantos votos es porque el pueblo está feliz, es como Riquelme. Aquí el pueblo está feliz.

– ¿Cuáles cree que son los aciertos y desaciertos, si existieran, de este gobierno?

– Aciertos hubo un montón, por eso se da este crecimiento de país casi del 8 por ciento. Le dio a mucha gente la posibilidad de jubilarse, el salario familiar universal, discutir la paritaria para los trabajadores, darnos lugar para capacitar a más de 50 mil trabajadores a través de un convenio de la Presidenta con la UOM. Desaciertos no son muchos, yo siempre voy a enumerar los aciertos. Con este segundo periodo de la señora, se va a profundizar el modelo y esos pocos desaciertos que hubo seguro que los va a corregir.

– El tema de la inflación es un debate sensible actualmente. ¿A usted le preocupa por cómo repercute en el bolsillo del trabajador?

– Yo siempre digo, cuando me toca discutir salarios, que lo peor que le puede pasar a los trabajadores es la inflación. Es un flagelo para cualquier Nación, se quiera reconocerla o no. Acá en este país la inflación de la góndola existe, por eso cuando discutimos salarios estamos en 25, 26, 27 por ciento. Los empresarios no te regalan nada, si te dan el 25 o 26 por ciento es porque esa es la inflación real que puede haber en el país. Yo brego, y trato de poner mi granito de arena para tratar de bajar la inflación. Yo siempre lo digo, se lleva puestos a los gobierno: tenemos la experiencia del doctor Alfonsín, del primer presidente democrático después de tanto tiempo, sacó el 52 por ciento de los votos, y por la inflación se tuvo que retirar seis meses antes. De la Rúa también. La inflación es el flagelo más grande que puede tener un país, más a los trabajadores.

– Como integrante de la CGT, ¿cómo evalúa el vínculo de Hugo Moyano con el gobierno nacional?

– De ese vínculo del compañero Moyano con el gobierno, le tenés que preguntar a Moyano. Yo no voy a opinar sobre el compañero Moyano, yo opino de la UOM y de Caló. Ese vínculo que lo aclare él.

– Cuando se repartieron los cargos legislativos para estas elecciones, se oyeron algunas quejas por los pocos lugares que le habrían otorgado al movimiento obrero. ¿Usted lo comparte?

– Yo te voy a hablar como UOM, y no tengo problemas. Podemos mostrar que tenemos dos candidatos a intendentes en Quilmes y Tres de Febrero, tenemos un candidato a diputado en el cuarto lugar en la lista nacional por la provincia, y tenemos tres diputados provinciales y algunos a concejales. Yo estoy bastante contento como UOM con lo que nos ha tocado en el reparto. Tendría que haber tocado algo más al movimiento obrero, pero si entendieron que no le tocaba, nosotros vamos a bregar para que en el futuro tengamos la cantidad de diputados que le corresponde al movimiento obrero. Pero hay que trabajar para eso.

– En julio de 2012 vence el mandato de Hugo Moyano. Se barajan algunos nombres para sucederlo y uno es usted. ¿Ve cierta esta posibilidad?

– Hay que esperar a julio del año que viene. Tenemos que hablar entre los compañeros y de ahí veremos. No puedo hacer futurología, qué va a pasar de aquí hasta julio del año que viene.

– A modo personal, ¿le gustaría?

– Todo dirigente gremial quisiera estar en ese lugar. Pero no a todos les gusta… Lo tendría que pensar mucho antes de ser secretario general de la CGT. Habría que pensarlo por un montón de cosas, yo primero soy secretario general de la UOM y el gremio me demanda mucho tiempo, necesita mucho de mí. En el año 2000 tuvimos un concurso de acreedores, del que estamos saliendo, estábamos con 60 mil afiliados, y hoy tenemos 250 mil. Me lleva muchas horas. Tendría que pensarlo.