Se complica la negociación salarial en alimentación y metalúrgicos

       El Gobierno y los gremios

Se complica la negociación salarial en alimentación y metalúrgicos

 

Los gremios piden aumentos que las empresas rechazan. Amenazan con paros.

 

Por Ismael Bermúdez

 

La negociación salarial de dos de los gremios más grandes del país se complicó. Se trata de los metalúrgicos, que engloban a 300.000 trabajadores, y la alimentación con casi 100.000 afiliados. Las paritarias se trabaron por la fuerte divergencia entre el aumento que reclaman los sindicatos y lo que ofrecen las empresas. En tanto, se avecina un conflicto similar en químicos y petroquímicos.
La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) adelantó que empezará a aplicar medidas de fuerza a partir de mañana, si no prospera una última negociación que encabezará el Ministro de Trabajo, Carlos Tomada. En Alimentación desde el lunes hay paros internos y bloqueos en varias plantas alimenticias. Y ayer se dictó la conciliación obligatoria.
Además, la Federación de Químicos y Petroquímicos formalizó el reclamo salarial del gremio: 35% de aumento, una gratificación de $ 2.000 por trabajador a pagar a fin de año y aumentar del 1 al 2% el plus por antigüedad.
En todos estos casos, los reclamos superan largamente el 24% escalonado que fijó Hugo Moyano para Camioneros y que la Casa Rosada pretendió sugerir como pauta para el resto de los gremios.
Con el convenio colectivo de trabajo vencido a fin de marzo, la UOM viene reclamando $ 3.500 de básico inicial para la categoría de operario – equivale a $ 17,50 la hora – y crear dos nuevas categorías, más altas. Hoy el básico es de $ 11.95 la hora o $ 2.390 mensuales, lo que implica un incremento del 46%. Si bien, por los plus, adicionales o presentismo, el salario efectivo supera el básico de $ 2.390, los empresarios sostienen que si accede al reclamo gremial, ese porcentaje de aumento debería ser trasladado al resto de las categorías y a los salarios efectivos de todo el personal.
El sector patronal más representativo -ADIMRA – ofertó un 7% en abril, otro 7% en julio y un 6% desde noviembre. Implica una suba punta a punta del 20% sobre los sueldos de marzo. Por su parte, las otras cámaras, como AFAC (autopartes) o aluminio, ofertaron un 23% en tres cuotas.
La UOM rechazó ambas ofertas. Ayer la Secretaria de Trabajo, Noemí Rial, pidió a los empresarios que mejoraran sus ofertas. Y se acordó que mañana – cuando vence el período de conciliación obligatoria- habrá otra reunión, con el ministro Tomada.
En Alimentación el reclamo es parecido al de la UOM, pero sobre niveles más altos. El gremio pide llevar el básico de $ 2.880 a $ 4.000: implica un alza de casi el 39%. También aquí el sindicato reclama su traslado al resto de las categorías. El sector empresario ofertó un 24% en cuotas. Ante estas diferencias, en varias plantas el personal comenzó a realizar medidas de fuerza. Para la Federación de Industrias de Productos Alimenticios y Afines estas medidas serían “intempestivas”, porque se realizan cuando se mantienen negociaciones paritarias en el Ministerio de Trabajo y en la Sede de la Federación sindical.